Supercomputación: El alma está en el cerebro